tumblr statistics
Recordar de forma negativa el pasado es malo para la salud
September 5, 2011 – 5:22 pm | No Comment

Recordar con pesimismo las vacaciones que ya han pasado puede hacer dao a tu salud segn una reciente investigacin de la Universidad de Granada (UGR). En un estudio publicado en la revista Universitas Psychologica, Cristin …

Read the full story »
Home » La Infidelidad

Causas y consecuencias de la infidelidad

Escrito por on January 6, 2010Sin Comentarios



infidelidad Causas y consecuencias de la infidelidad

La infidelidad es un concepto que oscila entre la moral (el deber ser) y el principio de placer, en la medida en que la cultura se configura -entre otras cosas- para proteger al individuo de sus propios impulsos y hacerlo sociable.

La institución de la pareja o el matrimonio generalmente ordena entonces los valores morales, así pues, la infidelidad es casi siempre y en todos los tiempos rechazada y condenada, es sinónimo de traición y deslealtad.

Pese a esta eterna condena, la infidelidad siempre se ha presentado como la parte prohibida que produce placer a la sombra y a escondidas de la sociedad, y en la realidad es tan común, que es un “valor” que se asume como irremediable.

La infidelidad parte primero de lo personal, de la relación de pareja, que es de lo que nos ocuparemos.

Existen diferentes grados de tolerancia o rechazo a ella dependiendo de la sociedad de que se trate; no es lo mismo un flemático inglés a un enardecido mexicano o colombiano; por ejemplo, en este mismo mundo existen quienes ante un problema de éstos simplemente se separan, o quienes generan tragedias y muertos por la infidelidad, lo cual nos habla de que culturalmente e intrínsecamente hay diferentes disposiciones para enfrentar una situación así.

El desarrollo de la cultura a partir de la revolución industrial cambió el prisma de los valores morales en el mundo, de tal manera que el dinero, el bienestar, la comodidad, lo moderno, empezaron a ganar terreno en la escala de los valores para llegar finalmente a un mundo globalizado, en el que la supremacía económica es el dios a quien hay que rendirle pleitesía.

Nada importa ya más que posicionarse en un mundo de feroz competencia, y ello implica un concepto de pareja diferente.

Actualmente se tiende a tener un esquema hedonista de la vida, de la existencia; el placer por el placer, nada profundo que haga pensar, que aburrimiento, mejor el ruido, la disco, el alcohol, las drogas, la aventura, de alguna manera sentir que se está vivo a falta de otras cosas.

Vivimos en un entorno social en donde hay que ser pragmáticos, de hecho las relaciones actuales de pareja viven una idea del compromiso que se asemeja más a una relación contractual; qué me ofreces, qué te ofrezco, cuánto tienes que me ofrezcas por mi belleza y mi bien cuidado cuerpo; a qué mujer puedo aspirar para casarme con el dinero que tengo; necesito alguien que sea mínimo de mi misma posición social, si no es que más. En estas circunstancias es difícil hacerse de valores duraderos y profundos.

El machismo y la infidelidad femenina
Salvo escasas excepciones en la historia de la humanidad, la cultura se ha generado a través del dominio masculino; el hombre, aprovechando su mayor fortaleza física ha marcado las pautas que rigen los roles sociales y lo ha justificado como una conducta “instintiva” para lo cual le vinieron bien las tesis darwinianas de la supervivencia.

Lo cierto es que el machismo es una conducta generalizada que impregna tanto al hombre como a la mujer en el sentido en que ella se vuelve la contraparte del propio machismo y en su sostén, por paradójico que se escuche: la infidelidad masculina se tolera, se fomenta y se pavonea.

Cuando la infidelidad se da en los adultos, el hombre se enorgullece de ella y la presume, inclusive la mujer adopta la complicidad, se hace de la vista gorda por cuidar un malentendido estatus social, o por no generar problemas en la familia, pero con ello acumula también rencor y venganza.

En los últimos años la infidelidad aparece también en gran escala en las mujeres, sobre todo ahora que ya una gran parte de ellas se incorporan a la vida productiva -económicamente hablando- y no tienen que depender del hombre, sienten entonces el derecho de ejercer su sexualidad con mayor libertad, la diferencia -al menos en nuestro entorno- es que la mujer no lo anda pregonando como el varón, por el contrario, guarda suma discreción.

Su origen psicológico

Sin duda alguna: la insatisfacción con la pareja, que puede ser a nivel emocional, cuando no se recibe lo que afectivamente se espera del otro; el cuidado, el respeto, el cariño, etcétera, o cuando existe la insatisfacción sexual, que es uno de los pilares que sostiene a cualquier relación de pareja.

Esta insatisfacción puede pasar por varios aspectos, desde la incompatibilidad moral acerca de las relaciones sexuales, como la excesiva represión y la dificultad para la expresión de la sexualidad, que puede manifestarse en algún tipo de impotencia parcial o total en el varón, o en la mujer como una incapacidad orgásmica o de goce, lo que se conoce como frigidez.

Existen desde luego causas existenciales que detonan la infidelidad, causas que corresponden estrictamente a la diferencia en la formación individual y en la escala de valores con respecto al otro.

Usualmente las familias educan a sus hijos con diferentes expectativas y los hacen adquirir un “modelo”, un “ideal” de pareja que casi siempre no es compatible con la realidad, aquí entramos en el problema de “La pareja ideal” vs. “La pareja real”, es decir, con quién creí que me casé y a quién tengo en realidad, usualmente estas versiones chocan y producen un efecto de desilusión a la vuelta de unos pocos años, de ahí que la infidelidad muchas veces juega un papel de equilibrio.

A la mujer, por ejemplo, la enseñan a idealizar a la pareja y cuando se da cuenta de que no es tan inteligente, tan bueno, que tiene mil defectos, aparecen en el horizonte nuevos ideales, esto detona la infidelidad, porque finalmente todas las personas van a buscar la felicidad en donde crean que ésta se encuentra, la mayoría de las veces independientemente de las consecuencias que puedan surgir.

Recomendaciones

Finalmente, ¿qué podemos hacer para comprender esta situación? En primer lugar preguntarnos qué esperamos de nuestra pareja y al mismo tiempo tratar de verla con la mayor objetividad posible, ver si es compatible con nuestro proyecto de vida y sobre todo si en realidad el amor que podemos sentir por el otro es un sentimiento espontáneo que nos hace sentir mucho mejor de lo que somos, lo que finalmente es un parámetro más profundo.

Cada persona debe definir su postura moral al respecto desde sus muy particulares valores personales, religiosos, sociales, existenciales y tratar de ser congruente con ella.

Fuente

Share

Leave a comment!

Add your comment below, or trackback from your own site. You can also subscribe to these comments via RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

You can use these tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar .